TransGirls Asociación TransGirls Canarias para todas las realidades trans de forma transversal e interseccional.

«Las personas trans solo pedimos una ley que nos garantice los derechos humanos en igualdad de condiciones»

Yuli Pérez, tinerfeña fundadora y presidenta de la Asociación TransGirls, aborda en esta entrevista las principales reivindicaciones del colectivo trans.

Yuli Pérez, presidenta y fundadora de @transgirlspain

Entrevista de Vicente Pérez.

El PLANETA CANARIO entrevista a Yuli Pérez Yumar, presidenta, y fundadora, cuando tenía 22 años (ahora tienen 25), de la Asociación TransGirls Canarias.

Esta tinerfeña fue víctima de violencia  género, y por eso una de sus grandes luchas es incluir a las mujeres trans en el movimiento feminista y por la igualdad. Algunos de los datos que pone de relieve la asociación son escalofriantes:  350 personas trans y de género diverso fueron asesinadas en el último año, un 6% más que en 2019, el 82% de ellas en Centro y Sudamérica.

En esta entrevista, Yuli Pérez afirma que «por suerte, Canarias, en su mayoría suele ser un territorio amable y  el trabajo con la mayoría de instituciones es bueno, pero necesitamos que se posicionen de verdad, que pidan esta ley específica para garantizar los derechos a las personas trans y condenen algunos argumentarios que nos atacan», porque, entre otras cosas, la inmensa mayoría de este colectivo sufre lo que denomina «apartheid laboral».

¿Cómo están viviendo la mujeres trans la pandemia del Covid-19?

«Pues estamos sobreviviendo como podemos porque si ya recibíamos un trato subhumano ahora con esta pandemia directamente estamos relegadas al olvido».

En el día a día, ¿cuáles son las cosas que aún deben cambiar para que ustedes se sientan plenamente respetadas en todos sus derechos en la sociedad canaria?

«Los marcos jurídicos específicos para nuestro colectivo como base, después de ellos queda muchos trabajo a nivel social y más aún con algunos discursos trans excluyentes que hemos recibido continuamente en los últimos años».

La actual legislación, de 2007, cataloga «enfermedad» la transexualidad. ¿Por qué?

«Pues ni nosotras lo entendemos pero si sabemos que al final las personas que frenan esta despatologización y autodeterminación están muy bien posicionadas en nuestro Gobierno y eso complica mucho las cosas… Si a eso le sumamos la sumisión de ciertas personas por no perder privilegios…»

¿Qué esperan ustedes de la futura ley estatal de igualdad de las personas trans, en la que el cambio registral de sexo no necesitará informes médicos ni tratamientos previos para hacerse efectivo?

«Las personas trans lo que pedimos es una ley trans estatal que nos de protección jurídica en todo los aspectos de nuestra vida, que sin duda es mucho más que un DNI. Para realidades específicas, respuestas específicas».

¿Qué les dirían a los partidos que se plantean votar en contra de esta normativa?

«Que se informen, porque supuestamente se crean para ayudar a la ciudadanía y a nosotras no nos ayudan cuando solo pedimos derechos humanos en igualdad».

Muchas personas carecen de información y formación suficiente sobre el colectivo trans y eso potencia los prejuicios y la transfobia…

«Formar e informar una y otra vez, ese es nuestro día a día, y nuestra herramienta más potente contra el transodio».

«El 85% de las personas trans vive en un apartheid laboral»

Sobrecoge el dato de que en 12 años han sido asesinadas 3.664 en el mundo personas trans y de género en el mundo. ¿Qué países son los más avanzados en los derechos de este colectivo y cuáles son los más represivos?

«Ahora mismo Argentina va a la cabeza de países avanzados aunque la gente no lo crea, con una ley de identidad de género y un cupo laboral. Represivos hay muchos y otros que no lo admiten».

Hablan ustedes de violencia institucional cuando las instituciones públicas no cumplen con su deber de ampararles contra la transfobia. ¿Se sienten ustedes desoídas por las administraciones públicas canarias?

«Canarias, por suerte, en su mayoría suele ser un territorio amable y donde el trabajo con la mayoría de instituciones es bueno, pero necesitamos que se posicionen de verdad, que pidan esta ley específica y condenen algunos argumentarios que atacan a las personas trans. De nada nos vale que nos den abrazos y nos asienten con la cabeza si después no reman de verdad a favor de la igualdad».

En el mundo laboral ¿se encuentran todavía con muchos obstáculos? ¿Qué proponen para removerlos?

«Vivimos un 85% de apartheid laboral y es apartheid y no desempleo porque muchas de nosotras no tenemos acceso a un primer empleo. Medidas reales de empleabilidad. No queremos ser el proyecto de nadie para su foto de portada de periódicos. Queremos medidas que de verdad bajen estas cifras después de tantos años y queremos que se cuente con las entidades y personas trans no con amiguismos seleccionados a dedo, porque si no, y como siempre, solo seremos la medalla del ego de algunos».

En el caso de Canarias, el Parlamento tramitará una ley para dar protección integral a personas trans e intersex, con apoyo de todos los partidos, lo cual entiendo que es para ustedes una unanimidad histórica. ¿Estarán en esa ley bien recogidas las reivindicaciones de las mujeres trans?

«Por suerte esa ley a sido trabajada por todas las entidades LGTBI y TRANS de Canarias y juntas nos hemos asegurado de que las mujeres trans estén protegidas jurídicamente. Sin duda en esta parte solo podemos decir que gozamos de un gran tejido asociativo en Canarias. Solo deseamos que esta ley salga lo antes posible. No podemos esperar más».

Últimamente se han  generado polémicas que enfrentan a las feministas con las mujeres trans. ¿Cuál es su postura sobre esa polémica?

«Nuestra lucha y las de los colectivos feministas deberían ir de la mano y  estar hermanadas porque en realidad todas somos mujeres., y ninguna debe estar por encima de la otra. Pero es verdad que nos hemos encontrado con discursos de un sector, del autollamado feminismo, que es bastante excluyente y que ataca a las mujeres trans diciendo no son sujetos del feminismo por su genitalidad, diciendo todas las barbaridades imaginables, como si todas no fuéramos personas genéticas. Entendemos que son una minoría que no representa al feminismo, pero con mucho poder y muy bien posicionadas y que son las que más nos están atacando con argumentarios que vienen a intentar frenar el avance de derechos humanos para nosotras».